Tetra pingüino (ML)

(Código: 0082)

Enviar a un amigo
1,40 EUR
Añadir a la cesta
Tetra pingüino (ML)Orden: Characiformes

Familia: Characidae

Sinónimos: Ninguno

Nombre común: Pez pingüino

Tamaño: 6 cm.

Procedencia: Sudamérica: Brasil, Río Araguaia; Perú, Río Amazonas

Dimorfismo sexual: Difícil, antes del desove la hembra presenta el vientre más abultado.

Forma de vida: Viven en cardumen entre la vegetación en los arroyos selváticos. Generalmente están cerca de la superficie entre las cañas donde su posición inclinada y la banda oscura les dan un perfecto camuflaje.

Mantenimiento: En grupos (de 7 o más) y en acuarios con al menos 50 cm de longitud con un suelo oscuro y bien plantado, pero sin exagerar para que podamos ver a nuestros pingüinos. Es recomendable que coloquemos plantas flotantes para filtrar la luz. A los pingüinos les gusta saltar por lo que el acuario debe estar bien tapado. Son pacíficos con pocas exigencias respecto a alimentación y parámetros del agua, salvo su sensibilidad por los nitritos y nitratos en concentraciones mayores a 30 mg/l. Adecuados para un acuario de conjunto, donde su posición inclinada le hace destacar y atraer la atención. Temperatura 22-28 ºC, pH 5,8-7,5, dureza hasta 20º GH.

Alimentación: Es carnívoro y omnívoro, todo tipo de alimento vivo (con preferencia por pequeños insectos ) y congelado, copos comerciales para peces tropicales y peces carnívoros.

Reproducción: Para criar pingüinos recomendamos bajar los valores indicados para su mantenimiento hasta un pH 6,5, KH inferior a 3º y una temperatura de 25-26ºC. Preparamos un recipiente de puesta de unos 20 litros con este agua y con alguna planta de hojas finas o una mopa colgada cerca de la superficie. Lo tapamos con cartones por todos sus lados, excepto la parte superior del cristal frontal porque estos peces desovan en la penumbra. Así tenemos también luz suficiente para observar los peces durante el desove. No es necesario una rejilla de protección para los huevos, porque por un lado durante el desove no suelen comerlos y por otro, cada hembra puede llegar a poner hasta 1000 huevos. Soltamos dentro una pareja o un macho con dos hembras que suele necesitar algunos días para acostumbrarse al recipiente. Generalmente el desove tiene lugar por la tarde, cerca de la superficie y después de un juego amoroso muy movido. Al terminar los peces y tan pronto que hemos comprobado con una pequeña linterna la presencia de los huevos, debemos sacar los peces y renovar gran parte del agua. Esto último es necesario para evitar que la gran cantidad de esperma descomponga el agua. Después de 12-16 horas nacen las larvas que se amontonan en la superficie en los rincones más oscuros. Siempre quedan en el fondo una cantidad de huevos no fecundados que debemos extraer sifonándolos con un tubo fino. Después de 4 días los alevines nadan libremente. Este es el momento de dejar entrar un poquito de luz y empezar con la alimentación de Paramecios, que suministramos por goteo durante todo el día. Este sistema es necesario porque si no pueden alimentarse constantemente, tendremos muchas bajas a causa del hambre. Para alimentar tan gran número de alevines debemos estar previamente preparados con cinco o seis cultivos de Paramecios. Después de 8 días podemos cambiar la alimentación por nauplios de artemia. La formación de aguas turbias (infusorios) puede acabar con todas las crías. A pesar de su sensibilidad, los alevines soportan sin problemas los cambios de agua y pequeñas diferencias de temperatura. A la edad de tres semanas, necesitarán más espacio por lo que debemos cambiar todo la tropa a un acuario más grande. Progresivamente vamos acostumbrando los nuevos pingüinos a la luz y a otros alimentos. A las cuatro semanas tendrán un tamaño de 15 mm y empezaremos a ver la banda oscura.

AUTOR DE LA FICHA: Pablo Siebers - http://www.mundoacuariofilo.org/index.php/fzoo

Compartir