Platy balón rojo (M)

(Código: 0215)

Enviar a un amigo
Platy balón rojo (M)

Orden: Cyprinodontiformes

Familia: Poeciliidae

Subfamilia: Poeciliinae

Nombre común: Platy

Tamaño: 3,5cm (macho), 6 cm (hembra).

Procedencia: América Central: litoral atlántico de Méjico y Guatemala, Norte de Honduras

Dimorfismo sexual: Hembras más grandes. La aleta anal del macho se ha transformado en órgano genital, llamado gonopodio.

Forma de vida: Viven en los cauces medios y terminales de ríos. Nadan en bancos en zonas de vegetación moderada, pero frondosa, donde existen amplios espacios de bancales de arena donde los machos realizan los cortejos.

Alimentación: Alimentos comerciales en escamas para peces tropicales y para peces herbívoros. Larvas de mosquitos vivas, congeladas y/o liofilizadas. Algas, hoja de lechuga o espinaca cocida.

Reproducción: Son peces ovovivíparos, por lo que las hembras al final de un embarazo que va de 28 a 42 días, pare un número de alevines en razón de su edad y tamaño, llegando hasta los 80 en una hembra adulta grande. Podemos criar con un macho por cada cinco hembras. Al decorar un acuario para Platys, podemos destinar una parte a paridera, donde poder colocar a aquellas hembras a las que veamos que se acerca la hora de parir. Nos ahorra un acuario de cría y los alevines se desarrollaran mejor y más rápidamente en acuarios más espaciosos. Además, tendrán desarrollado plenamente el instinto de conservación al contrario de aquellos, que han crecidos aislados. Si la entrada del agua procedente del filtro crea una corriente en la zona media, favorece la huida de los alevines hacia las zonas laterales de mayor vegetación. Aunque los Platys adultos presentan un afán persecutorio hacia los alevines, en un acuario con abundante vegetación y moderadamente poblado, sobrevivirán muchos de ellos. Para una cría más intensiva podemos utilizar un acuario espacioso con una profundidad de 10 a 15 cm para el desarrollo de los alevines. Un agua frecuentemente renovada (parcialmente), suficiente alimento vivo y una débil densidad de población favorecen el crecimiento. La alimentación no es problema ya que aceptan con facilidad la comida comercial en polvo para alevines. Recomiendo separar los machos de las hembras cuando los peces son jóvenes y dejarlos con suficiente espacio. Así se obtienen peces más grandes con las aletas mejor desarrolladas, que cuando estando juntos inician la reproducción a una edad prematura.

AUTOR DE LA FICHA: Pablo Siebers - http://www.mundoacuariofilo.org/index.php/fzoo


Compartir