Neón azul (M)

(Código: 0876)

Enviar a un amigo
Neón azul (M)
Orden: Characiformes

Familia: Characidae

Subfamilia: Tetragonopterinae

Nombre común: Tetra neon

Tamaño: 4 cm

Procedencia: Brasil, Colombia y Perú. Ríos: Putumayo, Purus, Igarapé, Preto y el curso superior del Amazonas.

Dimorfismo sexual: La hembra algo más grande y redondeada que el macho.

Forma de vida: Los neones viven siempre en grandes cardumenes en las zonas sombreadas de los ríos. Son tranquilos, pacíficos y para reproducir buscan lugares con abundante vegetación.

 Mantenimiento: En acuarios con abundante vegetación, que filtra una parte de la iluminación y con acompañantes tranquilos. Los neones debemos mantener siempre en grupos de al menos 7 ejemplares. Temperatura 20 a 26ºC, pH 6,5 a 7, dKH inferior a 4º.

Alimentación: Una dieta base de alimento comercial en escamas para peces tropicales, alternada con otra para carnívoros o con algún alimento vivo o congelado de pequeño tamaño.
 
Reproducción: Los neones, una vez adaptados, pueden vivir en aguas mucho más duras e incluso en aguas alcalinas. Sin embargo, para poder intentar su reproducción debemos partir de ejemplares que desde su nacimiento vivieron en aguas blandas y ácidas. Preparamos un recipiente de puesta de unos 10 litros, con una rejilla de protección de los huevos en el fondo y alguna planta de hojas finas. Soltamos dentro una pareja que suele necesitar varios días para acostumbrarse al recipiente. El desove tiene lugar generalmente por la noche, algunas parejas lo hacen en una oscuridad completa, pero es más frecuente con una muy débil e indirecta iluminación. Así tenemos también luz suficiente para observar los peces durante el desove. Al terminar los peces y tan pronto, que hemos comprobado con una pequeña linterna la presencia de los huevos, debemos sacar la pareja. El recipiente lo tapamos con cartones por todos sus lados, para evitar la entrada de luz. Después de 24 horas nacen las larvas y después de 5 días nadan libremente. Este es el momento de dejar entrar un poquito de luz y empezar con la alimentación de nauplios de artemia o pequeños cyclops tamizados. Los siguientes tres días son bastante críticos porque los alevines son muy sensibles a la polución del agua. Debemos alimentar con frecuencia pero mantener una higiene total. La formación de aguas turbias (infusorios) puede acabar con todas las crías. A pesar de su sensibilidad, los alevines soportan sin problemas los cambios de agua y pequeñas diferencias de temperatura. Progresivamente vamos acostumbrando los nuevos neones a la luz, a un agua más normal y a otros alimentos.

AUTORDE LA FICHA: Pablo Siebers - http://www.mundoacuariofilo.org/index.php/fzoo

Compartir