Escalar azul diamante (4-5 cm)

(Código: 1271)

Enviar a un amigo
Escalar azul diamante (4-5 cm)
Orden: Perciformes

Familia: Cichlidae

Subfamilia: Cichlasomatinae

Sinonimos: Pterophyllum scalare, Platax scalaris, Zeus scalaris, Pterophyllum eimekei

Nombre común: Pez ángel, Escalar

Tamaño: 15 cm de largo, 26 cm de altura.

Procedencia: Sudamérica: Brasil, Peru Venezuela, Amazonas, rio Tapajós y afluentes.

Dimorfismo sexual: Inexistente salvo en los machos de edad que pueden tener una cabeza más grande y ligeramente jorobada. Durante la realización de la puesta y fecundación de los huevos se distinguen por la forma de la papila genital, que aparece visible, y que en el macho es puntiaguda y en la hembra redondeada.

Forma de vida: Los escalares viven en pequeños bancos que nadan juntos, dando la impresión de ser un gran pez el que se desplaza. Ocupa zonas próximas a la orilla, donde la vegetación es exhuberante y tupida, de aguas remansadas y claras. Los adultos forman parejas muy fieles. Son muy pacíficos y no excavan en el fondo.

Mantenimiento: En un acuario grande y más bien alto, con abundante vegetación en las esquinas y laterales (p.e.:Sagittaria, Vallisneria); también debe disponer de suficiente espacio libre. Una cobertura parcial de plantas flotantes les hace sentirse más a gusto. Escalares adultos pueden atrapar alevines o peces pequeños, pero cuando crecen juntos, por ejemplo con neones, no los atacarán nunca después. En un acuario comunitario debemos evitarles compañeros que se dediquen a mordisquear las aletas de los escalares. Temperatura 24 a 28 ºC, pH 6,5 a 7, dKH inferior a 4º.
Alimentación: Son omnívoros, pero carnívoros, por lo que recomendamos variar la dieta base de escamas o granulos para peces tropicales y carnívoros, con algún alimento vivo o congelado. Al menos una vez a la semana añadiremos algo de comida vegetal con el fin de evitar el estreñimiento que les suele proporcionar su glotonería.

Reproducción: Se empieza con un grupo de no menos de 5 ejemplares jóvenes de entre 4 y 7 cms. de diámetro en un acuario destinado a ellos. Bien alimentados, observaremos un crecimiento muy rápido, doblando el tamaño inicial en pocos meses. Las parejas se forman por sí mismas y tienen lugar los primeros desoves. La mayoría de las veces los intentos por formar parejas de forma artificial lleva a un rotundo fracaso. Es mejor cuidar de las parejas, una vez formadas, separadamente en un recipiente de unos 150 litros, pero manteniendo algún pez de fondo para que siempre permanezca el instinto de defensa del territorio, lo que evita en muchas ocasiones que las puestas sean devoradas por la pérdida de celo del macho. Los peces desovan en soportes verticales u oblicuos. Dependiendo del tamaño de la hembra, obtendremos una puesta de 200 a 400 huevos. Los padres guardan los huevos cuidadosamente, abanicando y retirando con la boca aquellos que comienzan a ponerse blancos y opacos por no estar fecundados. Los alevines comenzarán a aparecer a las 48 horas, semejando un huevo con un pelo pegado y en continuo movimiento, debido al gran saco vitelino con el que eclosionan y que les proporcionan alimento durante la primera semana de su vida. A partir de entonces debemos alimentarles con nauplios de artemia o de cyclops, pues la comida seca no es aceptada. Otro método de reproducción consiste en trasladar los huevos con su soporte a otro acuario, que se trata con algún fungicida y se mantiene a una temperatura constante de 26 ºC; el agua debe estar muy oxigenada. El crecimiento de los alevines a partir de la primera semana es rápido. Un agua frecuentemente renovada (parcialmente), suficiente alimento vivo y una débil densidad de población favorecen el crecimiento.

AUTOR  DE LA FICHA: Pablo Siebers - http://www.mundoacuariofilo.org/index.php/fzoo


Compartir