Apistogramma agassizi doble 4 cm.

(Código: 0159)

Enviar a un amigo
Apistogramma agassizi doble 4 cm.

Orden: Perciformes

Familia: Cichlidae

Subfamilia: Geophaginae

Sinónimos: Biotodoma agassizii, Geophagus agassizii,  Mesops agassizii.

Nombre común: Cíclido enano de Agassiz. (Del naturalista Louis Agassiz de Harvard)

Tamaño: 8 cm (macho).

Procedencia: Sudamérica, Río Amazonas y afluentes.

Dimorfismo sexual: El macho es más grande, más coloreado y tiene las aletas impares mucho más alargadas y aguzadas. La aleta caudal de la hembra es redondeada.

Forma de vida: Los Apistogramma  viven generalmente en las orillas de pequeños ríos y arroyos entre raíces, ramajes caídos, debajo de plantas flotantes o matas de hierbas colgantes. Estas aguas tienen un fondo fino cubierto de hojas que utilizan para esconderse y cuevas en las que desovan. Son peces muy territoriales. Las hembras defiendan sus territorios de desove, mientras los machos, que son muy polígamos (un macho con 5 ó 6 hembras) controlan un territorio más amplio, que abarca todos los de las hembras.

Mantenimiento: En un acuario para Apistogramma  la superficie del suelo es más importante que el volumen total del acuario. Los territorios de las hembras tienen aproximadamente un diámetro de 25 centímetros y deben de estar provistos de una cueva para el desove (piedras o una maceta) En un acuario demasiado pequeño la necesidad territorial de la hembra puede ser tanta, que no quede sitio para el territorio grande del padre. En ese caso es frecuente que la hembra mate, después del desove, al padre, a pesar de su mayor tamaño. En nuestro acuario necesitamos una decoración que permita a los peces esquivarse en sus correrías y luchas territoriales. Sobre todo las hembras necesitan poder escapar en algunos túneles donde los machos al ser mayores no las pueden seguir. Por esta razón muchos aficionados no imitan fielmente el hábitat natural, sino que optan por otra decoración más práctica. Ésta consiste en llenar el acuario hasta aproximadamente la mitad, con piedras redondas grandes, de tal manera, que quede un máximo de oquedades entre ellas. En las esquinas traseras estas piedras llegaran casi hasta la superficie y en las delanteras hasta media altura. Detrás del cristal frontal y un poco fuera del centro (para evitar una simetría antinatural), dejamos una zona abierta donde caben también algunas plantas. Es muy importante que las piedras estén bien asentadas y colocadas, por lo cual las introducimos antes de la gravilla oscura con la cual cubrimos el suelo. Así no hay peligro que los peces al escavar puedan derrumbar el conjunto. En un acuario poblado únicamente con cíclidos enanos, estos muestran un comportamiento tímido y asustadizo. Por tanto, para darles confianza necesitamos como compañeros algunos peces que viven cerca de la superficie (por ejemplo, peces hacha o peces lápices). Parece que los Apistogramma, al ver la natación tranquila de otros peces en la superficie, saben que no existe tampoco ningún peligro externo para ellos. Es también conveniente añadir plantas flotantes (por ejemplo, Salvinia  auriculata)  para no dejar el terreno a las algas indeseables, ya que no hemos dejado mucho sitio para plantas en el suelo. La temperatura debe estar entre 24 y 25ºC, el pH entre 6 y 7 y la dureza hasta 10ºdGH. Estos peces son muy sensibles a los productos químicos en disolución en el agua y aguantan mal los contaminantes orgánicos, por lo cual, los cambios de agua se han de realizar regularmente pero en poca cantidad para que los peces no lo acusen en exceso.

Alimentación: Presas vivas (daphnias, cyclops, tubifex, larvas de mosquito, etc.) y alimentos preparados para comer en el fondo (tabletas)

Reproducción: La hembra pone hasta 150 huevos. Temperatura 26 a 29 ºC. Parece que, sobre todo, las larvas de mosquitos blancas y negras y los cyclops estimulan a las hembras hacia la reproducción. La hembra elije y limpia el techo o la pared de una cueva mientras rechaza con fuerza al macho. Este solo es aceptado en el momento del desove, cuando la hembra pega los huevos en el lugar elegido. Cuando la cueva es demasiado pequeña para el macho, éste deposita su semen delante de la entrada introduciéndolo inmediatamente hacia dentro con unos fuertes coletazos. La cantidad de huevos de A. cacatuoides puede llegar hasta 80. El color de los huevos puede variar dependiendo de la alimentación de la hembra antes del desove. Si ha comido cyclops pone huevos rojos, mientras las diferentes comidas secas producen puestas de un color blanco pálido o amarillo-marrón. La eclosión se produce después de unos tres días y otros cinco días más tarde nadarán los recién nacidos. La hembra cuida tanto a la puesta, como a los alevines, mientras que el macho se desentiende de todos y se dedica de nuevo a vigilar su territorio grande. Si hay más hembras con alevines, éstos se cambian con frecuencia de una madre a otra. Cuando los alevines empiezan a nadar debemos alimentarlos con nauplios de artemia varias veces al día. Así crecerán rápidamente y en poco tiempo podemos cambiar a otros alimentos (comida en polvo para alevines; pequeñas escamas para el crecimiento). Cuando tenemos alevines pequeños no conviene alimentar a los adultos con daphnias. Por un lado la madre puede confundir sus alevines con estas pulgas de agua devorando a ambos y por otro, los pequeños pueden perder el contacto con la madre al juntarse a las daphnias y dispersarse por el acuario. Si aparte del alimento, cuidamos también otros factores (como la densidad de la población y la calidad del agua) el desarrollo será óptimo y en seis meses tendremos nuevas cacatúas sexualmente maduras. Siempre hay mucha demanda para los Apistogramma. Aunque los padres no suelen devorar a sus alevines, en un acuario con otros peces siempre sobreviven menos que en un recipiente específico para la cría y el desarrollo. Algunos aficionados sacan la puesta con su soporte (en estos casos en un tiesto o cascara de coco) para la cría sin la madre en otro acuario. Esto, tiene la ventaja de poder añadir algún fungicida para evitar que los hongos estropeen los huevos. En el acuario principal, esto puede dar problemas por la sensibilidad de estos peces a los productos químicos. Para imitar el abaniqueo oxigenante de la madre, colocan un difusor de aire cerca de la puesta. Sin embargo, de los Apistogramma es conocido, que ayudan a las larvas a salir del huevo chupando a éste, hasta que se rompe el envoltorio. Otros aficionados emplean por esta razón una técnica distinta. Consiste en sifonar las larvas desde el sitio donde las ha colocado la madre después de nacer, pero antes que ellas nadan libremente. Para combatir a los hongos añaden un fungicida al acuario principal, pero en una dosificación reducida a un tercio de la que emplean normalmente para otros peces.

AUTORDE LA FICHA: Pablo Siebers - http://www.mundoacuariofilo.org/index.php

 


Compartir